Control Integrado de Roedores


Entre las especies más comunes de roedores comensales (los que comparten nuestra mesa), que existen en Costa Rica y que son la preocupación más importante de nuestra empresa, tenemos: el Ratón Doméstico (Mus musculus), la Rata Noruega (Ratus norvegicus) y la Rata de los Tejados (Ratus ratus).

Estas atacan nuestros alimentos en los campos, en las granjas, en huertos y en las instalaciones de plantas y almacenes de alimentos, transporte, mientras están en nuestros supermercados, restaurantes y hogares. Lo que las ratas y ratones no comen, lo desperdician, contaminándolo con su orina, heces o pelo. La perdida de alimento a nivel mundial por los roedores es impresionante.
Los expertos estiman que las ratas y ratones destruyen el alimento que cada año podría servir para alimentar aproximadamente a 200 millones de personas.

En los edificios, los roedores dañan las puertas, los pisos y las paredes como resultado de su actividad de búsqueda de refugio, y de roer. También muerden los ductos de los servicios públicos y los cables eléctricos que dan por resultado explosiones, inundaciones en interiores, incendios, mal funcionamiento de equipos y escasez de corriente eléctrica. En la producción de la alta tecnología actual, los roedores son capaces de provocar perdidas de producción de millones de dólares debido a las fallas de los sistemas de computación, al momento de roerlas, anidar o excretar dentro de las computadoras y otros equipos altamente sensibles.

Los roedores han sido responsables en la difusión de diversas enfermedades a la personas y animales domésticos. Existen otros padecimientos donde los roedores han sido implicados. La coriomeningitis linfocítica se puede diseminar por el ratón, la triquinosis provocada por el gusano de la triquina se puede alojar y ser diseminado por las ratas a través de sus heces en el alimento de los cerdos (las personas adquieren este padecimiento al ingerir carne de cerdo mal cocinada, de cerdos contaminados). Además se ha demostrado que las ratas portan los organismos de la tifoidea, la disentería y otros padecimientos directos.

Tratamiento para el control de roedores

En el tratamiento se utilizarán cebos que actúan por ingestión, provocando hemorragias y consecuentemente la muerte, pero sin dolor, similar a la provocada por la vejez, no causa alarma en las ratas, ya que, por su efecto retardado estas no asocian el efecto del producto con la reducción de la población. Los productos a utilizar, tienen como particularidad que son anticoagulantes, que secan al roedor, evitando así los malos olores y la contaminación al descomponerse. En el caso específico de su Compañía, distribuiremos periódicamente cebos rodenticidas alrededor de las bodegas y en las madrigueras durante el período del contrato: esto con el fin de eliminar el ciclo reproductivo. Los cebos se colocaran en áreas críticas y estratégicas.

Trampas

Las trampas para roedores se utilizarán en las bodegas de almacenamiento de productos alimenticios, ya que en estos lugares no se colocarán cebos con sustancias tóxicas.

Productos a emplear

Los rodenticidas a utilizar no contaminan el medio (son BIODEGRADABLES) en las formulaciones a aplicar, ni son venenosos para animales domésticos. Además la muerte que produce al roedor no es dolorosa ya que es una muerte por vejez prematura.


Cucaracha
Alemana
Control
Plaga de mayor importancia doméstica a través del globo terráqueo
leer más